La Finca Coyametla fue fundada en el año de 1830 por Nicolás Zavaleta, originalmente pensada y construida para la fabricación de aguardiente de caña. Hoy en día, también está dedicada al cultivo y producción de café.

Poseemos la inmensa fortuna de ser los propietarios de la hacienda de Coyametla, ubicada en el corazón de la sierra de Zongolica, un legado que ha trascendido de generación en generación manteniendo el mismo apellido. Actualmente, soy yo, Alexia, la sexta generación. Esto representa un inmenso compromiso, una gran responsabilidad y, sobre todo, un enorme orgullo.

Coyametla es una finca que ha tenido una historia llena de retos para consolidarse, enfrentando problemas agrarios, sociales y económicos.

Producimos un café conocido como "café de origen". Gracias a la humedad, lluvia, vientos, situación geográfica y, principalmente, a la conformación de su suelo, nuestro café tiene características organolépticas que lo hacen un producto de excelente calidad, aroma y sabor.

Nuestra principal meta es cubrir tres aspectos fundamentales: volver la finca productiva, cuidar y respetar el medio ambiente y mejorar las condiciones sociales de nuestros empleados. Para lograrlo, desarrollamos prácticas culturales, ambientales y sociales que garantizan a nuestros consumidores una calidad sostenible, cuya trazabilidad puede ser verificada desde la finca hasta su taza.

También estamos interesados en el programa de sistemas agroforestales. Con apoyo y supervisión, en 2024 comenzamos a transformar una hectárea de la finca. Este compromiso y dedicación son fundamentales para que funcione, y tenemos grandes esperanzas de que, con el tiempo, cada año renovemos más hectáreas de monocultivo en bosques agroforestales.